Marrakech: minarete y más zocos

Construcciones pintadas en ocre dan a Marrakech un tono similar a la de otras ciudades de la zona. Se usa este color de pintura por el calor ya que prefieren evitar el blanco.

Dentro de la Medina el centro principal esta dado por la mezquita Kutubia (su minarete es mellizo de la Giralda de Sevilla y de la Torre Hasán de Rabat) y la plaza.

Alrededor de la plaza, los zocos.

Famoso en el mundo y de inmenso tamaño es un típico gran mercado. Impresionante y sobrepoblado (sobre to

do un domingo cualquiera). Similar al Gran Bazar de Estambul pero con mayor variedad, sus retorcidos callejones hacen que sea muy fácil perderse. Uno puede ingresar por la calle principal pero al dar unas pocas vueltas y ante los miles de puestos uno termina totalmente desorientado. Para volver solo hay que preguntar donde está la plaza.

Durante el día están los encantadores de serpientes repartidos por la plaza. Hacen show para los turistas que algunos asustados intentan sacarse una foto junto a ellas. Además se pasean monos junto a sus dueños que por unas monedas permiten la tan ansiada foto. Ver los monos paseando atados a sus dueños, algunos disfrazados o con pañales no es un espectáculo muy interesante para mí. Todo esto atrae, pero no muestra la verdadera cultura marroquí.

Más tarde llegan a la plaza los contadores de historias. Grandes y chicos se reúnen para escuchar las historias con atención. Como las historias son en árabe no les puedo decir mucho más allá de las caras y de la atención que ponen los oyentes. Este espectáculo es mucho más interesante que los monos… una lastima que de árabe no entienda nada.

Serpientes, monos, contadores de historias, tatuadoras con henna, locales de jugos de frutas, de plantas y otras cosas son la puerta de entrada a los zocos. Todos ellos conviven en la plaza y reúnen miles de personas cada día.

Como todo gran mercado también se puede encontrar ropa (muchas chilabas), babuchas (calzado típico muy liviano) y muchas otras cosas. Por olores y colores vale la pena pasar por el sector de frutas secas y especias que constantemente posan para la foto de rigor. Por los callejones poblados de negocios transitan motos junto a la gente que va y viene. Hay que estar atento para no terminar entre un puesto y una moto.

Pisar cualquier mercado árabe significa entrar en un mundo distinto. Rodeado de vendedores e infinitos puestos. Solo alcanza con preguntar algún precio para verse abordado y casi ser obligado a comprar.

Anuncios

About Rutina Cortada a Cuchillo

Un blog con el que salimos cuando podemos a contarles lo que vemos. Deberíamos salir menos, estamos empezando a dormir mal. No nos gusta la polenta, los domingos tristes y la gente que dice setiembre (¿por qué no dicen también otubre?). Nos gusta complejizar lo simple y descontracturar lo complejo. Nunca aprendimos las tablas de memoria, los números primos y las divisiones con fracciones. No congeniamos con lo formal y tampoco adherimos a lo normal. rutinacortadaacuchillo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: