Las aguas del mar

Cambio de planes. En vez de recorrer más kilómetros e ir a cayo Coco o Guillermo nos decidimos por ir a cayo Santa María. Rubén, mientras estuvimos en su casa en Trinidad, nos comentó sobre este cayo que no teníamos en mente y averiguando un poco decidimos partir. Tendríamos más cerca un pueblo donde hacer base.

En poco tiempo ya estábamos en Remedios y nos recibían Lester y Naty, dos ingenieros textiles jóvenes, muy amables, hospitalarios y conversadores. A fines de los 80’ con la URSS todavía en pie se fueron a estudiar a Rusia, justo antes de que cayera el muro de Berlín. Esa es su experiencia fuera de Cuba. Cuentan que cuando llegaron no podían soportar el frio, claro que en Cuba no se siente una temperatura parecida a la de Rusia en ninguna época del año. Se encontraron con otro idioma que rápido pudieron aprender y allá empezaron a armar su vida juntos. Jóvenes se lanzaron.

El pueblito y la casa de Lester y Naty nos hicieron pasar grandes momentos en el poco tiempo que estuvimos ya que la mayor parte del día la pasamos en los cayos. Lejos fue la mejor casa que nos recibió en Cuba. Por su gente y por la casa en sí misma. Su patio donde tomamos unos mates y sus amplias habitaciones eran un lujo para nosotros. Además de todo esto unas excelentes comidas caseras.

El camino de Remedios a los cayos pasa por un pedraplen sobre el mar. Ruta sobre piedra y a ambos lados el imponente mar, una escena de película. Recorriendo el camino a encontrarnos la playa era increible la vista. Cuéntame de Charanga Habanera sonaba a todo volumen adentro del 207.

El primer día aprovechamos para visitar cayo Las brujas. Buscamos la playa pública que se ubica entre las de todos los hoteles. Playa muy linda y el agua de un color inimaginado. Tomamos unos mates y un descanso hasta que se levantó un poco de viento. Esa era la primera impresión de los cayos.

El segundo día y por recomendaciones varias decidimos meternos en el mundo de las playas de los hoteles all inclusive en cayo Santa María. La primera opción que intentamos fue la de pagar algo así como el día. Estábamos dispuestos a pagar hasta unos pocos dólares para disfrutar de esas playas pero no todo era tan fácil. Con el irremediable fracaso finalmente recorrimos un poco la zona y con la complicidad de un guardia entramos por una zona de bosque. Después de cruzar entre muchos arbustos salimos con cara de turista de all inclusive para las playas. Al salir del bosque nos encontramos con la mejor playa que podíamos conocer. El agua con distintas tonalidades, la arena blanca y un día de sol espectacular. Una postal de la mejor playa que conocimos.

La diferencia entre estas y la de Cayo las Brujas es que al ser playas de los hoteles están más limpias (sin hojas, palos y otras cosas) y en el mar no hay corales ni nada que pueda pinchar. Impresionante lo que nos encontramos. Un mar tranquilo, transparente. Lejos la mejor playa que hayamos visto. Una vez adentro de este mundo nos decidimos a caminar un poco y comer algo en los bares de la playa. Seguimos disfrutando los beneficios de este turismo (del que no somos parte) y nos embarcamos en un pequeño velero a cambio de una simple propina.

Entrada la tarde se levantó viento y antes de que empiece a anochecer rumbeamos para Remedios. Dormiríamos la última noche en Remedios y la mañana siguiente partiríamos.

También habíamos elegido Remedios por su cercanía a Santa Clara. En un par de horas ya estábamos en esta histórica ciudad, conocida mayormente por ser el lugar a donde llegó el grupo del Che en la revolución. Allí la revolución tuvo su victoria. El atractivo de la ciudad radica más en la historia revolucionaria que en su pinta.

Como en cada casa que nos recibió en el interior de Cuba el estilo colonial con un patio también estuvo presente en Santa Clara. Ubicados cerca del centro salimos a recorrer. Visitamos el monumento al Che y caminamos la ciudad.

Teníamos pendiente la visita a algún teatro cubano y aprovechamos a unos trovadores que se presentaban en un chico pero pintoresco teatro ubicado en la plaza central. Un lindo show y el tema A primera vista como recuerdo de ese recital con una muy linda versión a la cubana.

También coincidimos con la feria del libro y aprovechamos para hacer compra de libros muy baratos. Obviamente todos ellos oficialistas y muchos con dedicatoria a Fidel y la revolución. La mochila se llevaba varios kilos más por la excesiva cantidad de libros. Siguiendo el recorrido de la feria en las calles algunos artistas aprovechaban para cantar o demostrar sus habilidades. Entre ellos algunos argentinos, uruguayos y más latinoamericanos interpretaban en la calle Dicen que dicen.

El tren blindado es otro sitio histórico de la ciudad. Ahí se muestra como fue el ataque al tren a fines de 1958. Fue un golpe muy duro para Batista y su gente y una victoria muy importante para los revolucionarios. En el lugar hay cuatro vagones originales y una de las maquinas usadas para levantar la vía y descarrilar el tren. Un pedazo de la historia de la revolución.

Anuncios

Etiquetas: , ,

About Rutina Cortada a Cuchillo

Un blog con el que salimos cuando podemos a contarles lo que vemos. Deberíamos salir menos, estamos empezando a dormir mal. No nos gusta la polenta, los domingos tristes y la gente que dice setiembre (¿por qué no dicen también otubre?). Nos gusta complejizar lo simple y descontracturar lo complejo. Nunca aprendimos las tablas de memoria, los números primos y las divisiones con fracciones. No congeniamos con lo formal y tampoco adherimos a lo normal. rutinacortadaacuchillo.com

Trackbacks / Pingbacks

  1. 205 días « ¿Donde está Monte? - 12/01/2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: