Recorriendo la isla

Temprano y con mate en mano salimos a recorrer las rutas cubanas. Costó un poco salir de la Habana pero finalmente lo hicimos. En las rutas circulan muy pocos autos, y antiguos. Fue lindo ir pasando los primeros pueblos y empezar a ver la realidad de un país detenido en el tiempo.

La primera escala fue Playa Larga y después un almuerzo tranquilo cerca del mar. Ya nos empezaban a sorprender los colores del agua. Más tarde y siguiendo por nuestra ruta nos encontramos con Playa Girón. Un lugar con una parte muy importante de la reciente historia cubana. Allá por 1961 fue el lugar elegido como uno de los lugares de desembarco de la invasión de Bahía de Cochinos. La defensa revolucionaria se regaló una victoria y así la invasión no prosperó.

La playa tiene la particularidad de un gran muro para evitar el ingreso del mar y evitar catástrofes, lo que hace que no sea tan increíble.

Se acercaba la noche y ya a oscuras llegamos a Cienfuegos, una ciudad colonial. Después de varias vueltas, golpear muchas puertas y un poco de mal humor conseguimos alojamiento en lo de Nelson y Elvira. Ellos se dedican al turismo desde que el país se abrió a extranjeros. Nos instalamos en los cuartos de arriba junto a una terraza muy agradable.

Los dueños de casa cuentan que gracias al turismo han podido mejorar mucho su calidad de vida a pesar de los impuestos que deben pagar por dedicarse a este rubro. Para que una casa sea habilitada para recibir extranjeros debe cumplir muchos requisitos y es por eso que generalmente uno se encuentra durmiendo en casas coloniales de más de 100 años y con patios internos donde se puede descansar muy tranquilo. En cualquier otro lugar del mundo a estas casas para viajeros las llamarían Hotel Boutique.

Cienfuegos es conocido por su arquitectura y es Patrimonio de la Unesco. Recorrimos el mercado local donde nos hicimos de algunas bananas, un poco de arroz y algunas otras cosas bien baratas. Demoramos un poco la salida porque una de las chicas no se sentía bien y disfrutamos la mañana en Cienfuegos. Caminamos y comimos las pizzas de las ventanitas que empezarían a ser un clásico bien económico durante nuestra estadía en la isla.

El tema de la moneda cubana no es fácil de explicar o entender hasta que uno lo vive. Hay dos monedas de curso legal, una para los locales y otra para el turismo. El peso cubano y el CUC. Los restaurantes, cafés y negocios para turistas se manejan con el CUC mientras que el transporte público (guaguas), los mercados locales, negocios de comida para cubanos y otros se pagan en pesos cubanos. Ambas monedas se pueden conseguir en las CADECAS.

Por la calle uno encuentra pizzas individuales a 6 pesos cubanos (equivalente a un cuarto de euro). Generalmente las pizzas y otras comidas ya hechas se venden en ventanas de casas de familia. También se consiguen jugos y helados. La calidad de todo esto no es la mejor, pero al ser en pesos cubanos uno ahorra mucho y puede vivir gastando 2 o 3 euros al día en comida.

Embarcamos el 207 rumbo a Trinidad. Llegados nos instalamos y nos encontramos con una ciudad bien pintoresca. Colorida por sus casas y su gente. Lo mejor es recorrerla a pie tranquilo, ver sus calles y construcciones y recorrer sus edificios históricos, plazas y la casa de la música. Caminando un poco, disfrutando de la tranquilidad.

Rubén nos recibió en su casa para contarnos acerca de la revolución Por su edad, él vivió el antes y el después. También nos contó de la actualidad. Pregunta por Cristina, tan bien vista y con muy buena reputación por el gobierno cubano y la prensa oficial.

Cuando hablamos de Cuba se me ocurre preguntar si va a haber elecciones algún día. Responde que las hay cada dos años, pero cuando pregunto acerca de las elecciones presidenciales prefiere bajar la voz. “De eso no se habla y las cosas son así.” Algunos de sus familiares fueron parte de la revolución para poder salir de una dictadura, nunca se imaginaban que por delante venía otra.

Rubén admite la necesidad de cambios en cosas que al día de hoy resultan insostenibles. Nos cuenta que actualmente algunos cambios se van viendo y la libreta va camino a desaparecer.

Los bajos sueldos cubanos (entre 10 y 15 USD por mes) son el precio que pagan por la tan venerada educación y salud. De todas formas, para los cubanos ha dejado de ser barato.

La segunda tarde nos acercamos a Playa Ancón. Un poco de snorkel para ver bichos de todos los colores y tamaños dando vueltas por el mar, a pocos metros de la costa.

Más descanso y las playas de Cuba que nos empezaban a mostrar un poco de todo lo que tienen.

Anuncios

Etiquetas:

About Rutina Cortada a Cuchillo

Un blog con el que salimos cuando podemos a contarles lo que vemos. Deberíamos salir menos, estamos empezando a dormir mal. No nos gusta la polenta, los domingos tristes y la gente que dice setiembre (¿por qué no dicen también otubre?). Nos gusta complejizar lo simple y descontracturar lo complejo. Nunca aprendimos las tablas de memoria, los números primos y las divisiones con fracciones. No congeniamos con lo formal y tampoco adherimos a lo normal. rutinacortadaacuchillo.com

Trackbacks / Pingbacks

  1. Las aguas del mar « ¿Donde está Monte? - 10/01/2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: