Yungas y lago

Las yungas bolivianas de Coroico me recibieron al mediodía con un calor terrible. Después de bajar del colectivo tome la mala decisión de ir a un hostal que había visto en una de las típicas guías de viaje, algo que no suelo hacer.

Preguntando camine más de 25 minutos a pleno sol hasta encontrar el lugar que pareció muy bueno, sobre todo porque estaba lejos de la ciudad…pero no había lugar porque era fin de semana. Así que tuve que volver por donde había venido hasta el centro de la ciudad para buscar donde dormir. La pase mal entre el calor y la mochila.

Coroico es muy distinto a los anteriores lugares de Bolivia que había estado. Aproveché los días visitando una cascada que tenía muy poca agua por la temporada seca, un chorrito. Al día siguiente subí un cerro junto a una pareja de bolivianos que habían estado viviendo mucho tiempo en baires. La subida por las yungas fue increíble pasando por varios bosques y caminando entre las nubes… y eso que no pudimos llegar hasta la cima porque se hacía tarde.

De Coroico volví a La Paz a la mañana temprano con lluvia y mucha niebla, pero como es común en Bolivia los choferes manejan tranquilísimos y rápido como si nada. Para los que estuvieron por acá saben cómo son las rutas y los muchachos que manejan los colectivos. Directo me fui a Copacabana que está ubicada en el margen de Bolivia. En el Lago Titicaca tienen la armada naval de un país que no tiene salida al mar.

En Copacabana e Isla del Sol tenía que trabajar, pero la fiesta de todos los santos en Bolivia dura varios días y estaba casi todo cerrado. Los primeros días las ventas estuvieron flojas en Copacabana y me fui a la Isla del Sol para repuntar.

Supuestamente la fiesta de todos los santos es el 2 de noviembre pero termina durando toda la semana. Muchos restaurantes están cerrados y casi no se consigue pan. Para festejar van a los cementerios a rezar, comer y tomar. Y la resaca les dura varios días. Costumbres de otra cultura.

Cuando llegué a la parte sur de la isla me encontré con la conocida escalera del Inca que es terrible para subirla. Creo que nunca viaje con tan cargado como ahora así que la escalera duro un rato largo hasta llegar arriba.

Por la fiesta de todos los santos había un solo lugar para comer en toda la isla, y a la noche todos los turistas (que no éramos tantos) estábamos ahí. Por las callesitas no andaba nadie, pocos turistas (es temporada baja) y la gente estaba en el cementerio.

En una de esas me crucé con Alfredo, un chico de 10 años de la isla fanático de Michael Jackson. El chico que de inglés no sabía nada cantaba las canciones tratando de imitar la voz, algo raro de ver en la isla.

Mi cinturón me aviso que estoy muy flaco.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

About Rutina Cortada a Cuchillo

Un blog con el que salimos cuando podemos a contarles lo que vemos. Deberíamos salir menos, estamos empezando a dormir mal. No nos gusta la polenta, los domingos tristes y la gente que dice setiembre (¿por qué no dicen también otubre?). Nos gusta complejizar lo simple y descontracturar lo complejo. Nunca aprendimos las tablas de memoria, los números primos y las divisiones con fracciones. No congeniamos con lo formal y tampoco adherimos a lo normal. rutinacortadaacuchillo.com

2 responses to “Yungas y lago”

  1. Niki says :

    Uh man, ya empezó a hablar con su cinturón…

Trackbacks / Pingbacks

  1. 205 días « ¿Donde está Monte? - 12/01/2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: