Quesadillas y waffles con dulce de leche

Mi cumpleaños número 24 empezó en Potosí y terminó en Sucre. Dejé Potosí y sus calles llenas de oficinas de abogados que atienden al público como si fuera un local de ropa y me encontré que en Sucre era igual. Todavía no entiendo bien el sistema y si todos tendrán trabajo. Por cuadra hay infinitos carteles de abogados.

Los taxis en Bolivia tienen la particularidad que se comparten y en uno de esos llegue a la terminal. No
importa si estás apurado o a donde quieras ir, el recorrido siempre se adapta a los pasajeros que estén en el taxi. Y te conviene arreglar antes el precio porque no hay medidor. Los buses y minibuses invaden la ciudad y van gritando a donde van… como no hay paradas cada uno elije donde subir y bajar, donde quieras.

Donde me iba a alojar en Sucre no estaba definido y llegué a través de Couchsurfing a la casa de Kim y Dries, dos belgas que están haciendo un voluntariado hace tres meses. Vinieron sin nada y encontraron el voluntariado para trabajar en un hogar de chicos y en turismo. Cuando fui a verlos ese mismo día había llegado Daniela, una mexicana, así que le pedimos permiso a Franz (austriaco y “dueño” de casa) si había lugar para uno más y, con su aprobación, me pude quedar con ellos.

La primera noche salimos a festejar mi cumpleaños a un restaurant cerca del mirador de la ciudad y con una vista impresionante. Charlamos un poco de todo y Dries nos contó como eran sus viajes por trabajo a China cuando se dedicaba al diseño de zapatos. Algo increíble el mundo chino, según cuenta. El voluntariado que están haciendo dicen que es una muy buena experiencia y a Dries le gustaría vivir en Sudamérica.

Después de comer nos fuimos a la casa de un canadiense que cumplía años al día siguiente y en donde estaban despidiendo a dos suizos que se iban a recorrer Bolivia en moto. En Sucre hay muchos extranjeros trabajando, haciendo voluntariado, becas o viajando, y esa noche éramos varios. Españoles, suizos, canadienses, belgas, mexicanos, bolivianos y argentinos.

La recorrida por la ciudad durante esos días estuvo muy buena. Sucre es una ciudad muy importante para los bolivianos, muy linda, limpia y toda blanca. Me explicaron que es la capital del país y La Paz es donde reside el gobierno. Tiene mucha historia y muchos argentinos históricos estuvieron por acá. La Casa de la Libertad es donde nació la Bolivia independiente y donde me enteré que murió Néstor (justo había una placa de algo que había regalado). En la ciudad también se puede visitar algunos parques, el castillo la Glorieta, el cementerio (está muy bueno aunque suene un poco freak) y caminar.

Para la segunda y última noche en la ciudad habíamos arreglado para improvisar una buena comida mezclando un poco de todo. Daniela cocinó unas quesadillas mexicanas que estaban excelentes, Kim y Dries hicieron waffles belgas y yo colaboré consiguiendo dulce del leche argentino…y Franz disfrutó de todo y puso las ganas de comer. Excelente comida y la receta belga de waffles me la llevo a casa porque estaban muy buenos.

 La salida de Sucre costó un poco por la comodidad y buena onda de los anfitriones. Fui hacia La Paz, una parada táctica para sacar la visa para entrar a Cuba. La respuesta de la embajada fue negativa diciendo que la tengo que sacar en Costa Rica ya que es el país en que voy a estar previo a Cuba. Perdida la mañana aproveché la tarde para caminar un poco la ciudad, recorrer la iglesia de San Francisco y tomarme unos de los imperdibles jugos de los típicos mercados bolivianos y pasar un buen rato.

En La Paz el tráfico es peor que en el resto de las ciudades que visité y la gente parece tener más preocupaciones que algún atolondrado que camina por microcentro. Las bocinas suenan a un promedio de tres o cuatro veces por cuadra (siendo generoso)… ¿Y los frenos y el guiño? ¿Qué es eso?

Anuncios

Etiquetas: , ,

About Rutina Cortada a Cuchillo

Un blog con el que salimos cuando podemos a contarles lo que vemos. Deberíamos salir menos, estamos empezando a dormir mal. No nos gusta la polenta, los domingos tristes y la gente que dice setiembre (¿por qué no dicen también otubre?). Nos gusta complejizar lo simple y descontracturar lo complejo. Nunca aprendimos las tablas de memoria, los números primos y las divisiones con fracciones. No congeniamos con lo formal y tampoco adherimos a lo normal. rutinacortadaacuchillo.com

4 responses to “Quesadillas y waffles con dulce de leche”

  1. Niki says :

    yo ya lo encotre a monte pero no les voy a decir donde jeje…. (una pista, es el que tiene el waffle en la mano)

  2. Matías Vieyra says :

    Uh! Está re quemado! Y le salieron senos (creo que esos ya los tenía).

  3. Santiago G. says :

    Tomi primero queria dejarte un feliz cumpleaños atrasadiiisimo y segundo decirte que esta muy bueno el blog. Me entere de su existencia este finde cuando me conto Papu.Te dejo un abrazo y segui escribiendo asi desde la oficina me puedo trasladar a eso lugares increibles que describis.

Trackbacks / Pingbacks

  1. 205 días « ¿Donde está Monte? - 12/01/2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: