En la cima del mundo

La salida de Argentina tuvo una breve escala en Humahuaca. Después de hacer casi una hora de dedo en Purmamarca una pareja de belgas que iba a San Salvador me acercó hasta un cruce donde pasaban más vehículos. A pleno rayo de sol del mediodía esperé solo 15 minutos y me levantó una camionetita de una pareja de docentes jujeños y en un rato ya estaba en Humahuaca.

Recorrí un poco, vi a River y a la noche comí con un yankee y un suizo que conocí por la calle. Temprano a la mañana siguiente salí para La Quiaca.

Llegué cerca de las 11 de la mañana y crucé a Villazón, Bolivia, para ir rumbo a Potosí. En la aduana me
cruce con dos rosarinos y un santafesino y charlando un rato se hizo más corta la espera hasta las 19. Ellos se iban para Tarija así que ahí nos separamos y cada uno a su ruta.

En el colectivo conocí a Rolando, un boliviano que vive en baires y que venía a ver su familia. Me contaba lo bien que se sentía en Argentina y que era una lástima que se haya tenido que ir de su país por trabajo. Su sueño era que los bolivianos puedan quedarse trabajando en su tierra y salir del país solamente para conocer otros lugares, así como hago yo.

Después de viajar toda la noche y con bastante frió a las 7am estaba en la terminal.

Potosí es la ciudad más alta del mundo a 4.060 m.s.n.m. y se siente… caminas unas cuadras y te cansas…y los que se apunan la pasan mal. Yo por ahora vengo zafando.

Acá el sol no calienta, quema. Durante el día no se puede estar al sol mucho tiempo porque es muy fuerte y a la sombra hace frio. Y cuando oscurece la temperatura baja mucho llegando a los 4°C o menos durante la madrugada. La altura tiene estas cosas de los extremos.

Recorriendo la ciudad uno se encuentra con edificios de la época colonial y la casa de la moneda. También aproveché y fui a conocer las minas, algo por lo que es famoso este lugar. Estando un par de horas ahí adentro y viendo cómo trabajan uno no entiende como en el año 2010 todavía haya gente que tenga que trabajar en condiciones infrahumanas, a temperaturas extremas y sin ninguna protección. De más está decir que toda la gente que trabaja ahí tiene una expectativa de vida muy corta. Es increíble que estas cosas sigan pasando.

El próximo destino es Sucre, y de ahí veremos.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About Rutina Cortada a Cuchillo

Un blog con el que salimos cuando podemos a contarles lo que vemos. Deberíamos salir menos, estamos empezando a dormir mal. No nos gusta la polenta, los domingos tristes y la gente que dice setiembre (¿por qué no dicen también otubre?). Nos gusta complejizar lo simple y descontracturar lo complejo. Nunca aprendimos las tablas de memoria, los números primos y las divisiones con fracciones. No congeniamos con lo formal y tampoco adherimos a lo normal. rutinacortadaacuchillo.com

3 responses to “En la cima del mundo”

  1. Isabel says :

    Tomi: ¡qué bueno el Blog! A partir de ahora voy a seguir tu itinerario. Me vas a tener que bancar, jajaja! Increíble el trabajo que hiciste en Tres Isletas. Felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: